Antonio Nieto Cuevas

Licenciado en Diseño y comunicación gráfica por la Universidad Autónoma Metropolitana
Maestro en artes y diseño por la Universidad Nacional Autónoma de México

Sanjuanito sonidero

La cultura mexicana moderna se ha visto enriquecida con la música de América Latina; cumbias, chilenas, salsa, mambos, sones, boleros, sanjuanitos, huaynos, merengues, reguetón, bombas, reggae, bossanova, guaguancós, danzones y más nos hacen bailar en nuestras fiestas y celebraciones. En el México postrevolucionario[1] y en el marco del llamado “Milagro Mexicano” surge una boyante clase media, a la que el escritor Carlos Monsiváis denomina como “las primeras generaciones de gringos nacidos en México”; una generación que al ritmo de rock and roll y acompañada de los nuevos medios masivos de entretenimiento comienzan a recrear los imaginarios culturales estadounidenses en la cotidianidad mexicana.

Tal vez los sonideros no fueron quienes introdujeron muchos géneros tropicales en el país pero sí se dedicaron a viajar por América Latina y traer discos y ponerlos en sus presentaciones, es a ellos a quienes sí podemos responsabilizar de la introducción en el país de géneros como la chicha, el huayno, la technocumbia, las gaitas o el san Juanito; logrando que en tiempos de la hegemonía cultural estadounidense la cultura latinoamericana siga fluyendo de sur a norte, a contracorriente.

Recuerdo desde niño escuchar que de las fiestas sonideras emanaban en ocasiones hermosos temas instrumentales, alegres y melancólicos, muchas veces interpretados con órganos o teclados, nunca me pregunté sobre los interpretes o los autores. En mi juventud solía ir a Tepito a conseguir acoplados con el nombre de lo mejor del Perú y Ecuador, compilaciones en las que predominaban los temas instrumentales con teclados o guitarras, música que yo considero bastante pacheca y psicodélica. Al poder acceder a internet descubrí a los autores originales de esos temas así como sus títulos originales, ya que los sonideros solían bautizar los temas con otros nombres y despistar a la competencia, “La cumbia de los toquecitos” es un “Mosaico de cumbias” de Eduardo Zurita que incluye la “Cumbia de Buenaventura” y “Bomboncito; el “Llanto de Amalia Mendoza” es  “Llanto por llanto” de Azucena Aymara; el “Baile de san Juan” tiene por nombre original “Tusuchendo el anaco” en la versión de Ricardo Suntaxi; la “Cumbia de Ana Gabriel” es de la ronquita de la tecnocumbia Rossy War y se llama “Nunca pensé llorar”  y así con muchos temas. No podemos responsabilizar a los sonideros de ocultar o cambiar los títulos de los temas ya que ellos sólo procuraban tener la exclusividad de los éxitos que iban posicionando en el gusto de sus seguidores; sin tener acceso a los medios de difusión masiva como el radio o la televisión que solían priorizar los productos culturales estadounidenses o de las disqueras corporativas, el sonidero realiza una traducción cultural, buscando temas que se adaptaran a las maneras de bailar y disfrutar de cada barrio o estado, traducción cultural que se evidenciaba en la manera de titular las canciones y de bajarles un poco, o mucho,  la velocidad o el pitch con el fin de acompañar ese peculiar estilo de baile a la mexicana, suave y relajado. Así se crean esos estilos de la cumbia sonidera que de manera muy general podríamos denominar cumbia, salsa y guaracha, que no precisamente determinan un género en particular, muchas veces un huayno puede ser considerado cumbia sonidera y una chicha peruana o bomba ecuatoriana muy rebajada se considera guaracha sonidera.

Ricardo Suntaxi con Pedro Perea de Sonido La Conga y Enrique Aguilar de Sonido Olímpico Internacional

La cultura popular mexicana se ha influenciado por grandes iconos de la música ecuatoriana como lo son Julio Jaramillo, Olimpo Cárdenas, Eduardo Zurita, Ricardo Suntaxi, Azucena Aymara y Polibio Mayorga. Los sanjuanitos son muy bailados en las convivencias sonideras, y altamente apreciados por los coleccionistas de discos, es un género musical propio de la zona del cantón Otavalo y es una de las danzas principales de las festividades en honor a san Juan Bautista, una danza alegre que en lengua originaria es llamada como Saltashpa.

El sanjuanito es originario de la provincia de Imbabura, el musicólogo ecuatoriano Segundo Luis Moreno[2] nos dice que el nombre se debió a que se danzaba durante el día que coincidía con el natalicio de San Juan Bautista, fiesta establecida por los españoles el 24 de junio, pero que coincidía también con los rituales indígenas del Inti Raymi en quechua fiesta del Inti, antiguamente llamada Wawa Inti Raymi, fiesta del niño sol, es una ceremonia incaica y andina celebrada en honor del Inti realizada cada solsticio de invierno el 24 de junio en el hemisferio sur.

Ricardo Suntaxi

Estudiando la maestría y con el proyecto de realizar un cortometraje en el diplomado de animación quise trabajar visualmente un baile sonidero y contacté al  maestro Ricardo Suntaxi y pedir su autorización de utilizar el tema de “Tusuchendo el anaco” para musicalizar el pequeño corto animado, amablemente me autorizó el uso del tema, lo fui a conocer personalmente cuando vino a México en 2010 y desde entonces hemos compartido una relación cálida a la distancia recientemente tuvimos un breve conversación y me gustaría compartir una reseña sobre ella.

Ricardo Suntaxi[3] nació en el Barrio San Francisco de Conocoto, una parroquia urbana perteneciente al cantón Quito la capital de Ecuador. Desde muy pequeño desarrolló el interés por la música, ya que su padre tocaba el bandolín y a los 16 años optó por tocar la guitarra influenciado por la música de las películas del viejo oeste como “El bueno el malo y el feo” una de sus predilectas.  En 1972 ingresa como bajista al conjunto musical Los corraleros del Valle de los Chillos después de su paso por otros conjuntos como Sonolux y los Mensajeros del ritmo. En 1979 sorprendido por lo que era posible realizar con un teclado moderno al observar las demostraciones realizadas por el subgerente del almacén en el que trabajaba decide comprarse un organillo marca Yamaha modelo Pss-1 con el que comienza a interpretar sanjuanitos, pasacalles y cumbias de la época siendo el Carabuela el primer tema que interpreta.

Ricardo Suntaxi cuando tocaba el bajo con Los Corraleros

A finales de 1981 ingresa a la orquesta “Los dinámicos de la capital” y desde 1982 se dedica a aprender a interpretar los teclados, en el periodo de 1982 y 1988 graba 10 volúmenes en cassette. Las personas sorprendidas por la cantidad de sonidos que producía con su teclado lo requerían en matrimonios y fiestas de graduación ya que una sola persona realizaba el trabajo de todo un grupo musical dónde aumentó su fama siendo conocido con el nombre de “el ojos y su órgano melódico, apodo con el era conocido entre la gente. En esta etapa muchos animadores y cantantes colaboraron con él hasta que paulatinamente se integra su hermano Pedro Suntaxi y más tarde su primo Raúl Suntasig y forman la agrupación “Ricardo Suntaxi y su Rumba Tres”. Las primeras grabaciones fueron con el sello Latitud Cero editando dos cassetes y 2 Long play de los que uno de sus temas más pegadores fue la gaita del payaso.

Por motivos de contratiempos y retrasos deciden abandonar el sello Latitud Cero y en 1992 graban con Producciones Zapata su tercer Lp en donde interpretan los que se convirtieron en algunos de sus grandes éxitos sonideros: “Tusuchendo el anaco”, que significa moviendo la faldita en quechua y “Vendo amores” a la que le pusieron por titulo, en el ambiente sonidero,  “La suegra chismosa”, en su primer grabación con discos zapata se incluyen versiones del “Agua Loca” del maestro Polibio Mayorga y la “Cumbia incaica” de Manuel González. Este álbum fue en palabras del maestro el mejor trabajo producido con el sello de Lola Zapata.

Ricardo Suntaxi y la Rumba Tres

En 1997 es invitado por el famoso músico ecuatoriano Medardo Luzuriaga, director y propietario de la primerísima orquesta del Ecuador “Don Medardo y sus Players a grabar en su sello discográfico “Medarluz” el cd titulado “Doble impacto”. En 1998 es invitado a colaborar por muchos sellos como Novedades, Producciones internacionales y Riera Records. Con Riera Records, propiedad de un ecuatoriano casado con una mexicana, realiza un cd con temas exclusivamente dedicados al público mexicano en dónde se incluyen temas de su autoría como “Hay pobre amor” y la del “Tequilita” que se convierte en un éxito en México incluso fuera del ambiente sonidero ya que la escuchaban en fiestas familiares y celebraciones. Otro detalle que atrajo su atención fue el hecho de que los mexicanos le bajaban la velocidad a sus temas haciendo que su voz sea más grave y rasposa.

Ricardo Suntaxi visitando la Basílica de Guadalupe

Después de muchas invitaciones, en 1998 va de gira a Estados Unidos y percibe el éxito de sus temas entre la comunidad mexicana y ecuatoriana migrante, la gira tiene una duración de 1 mes una gran cantidad de presentaciones lo que le significó una gran carga laboral.

En 2009 por medio de internet lo contactan muchos admiradores y productores como Moisés Revilla con quién interpreta algunos temas en su discográfica y Rocío Internacional con quién graba música exclusiva dirigida a los sonideros. Y es en 2010 cuando visita México por primera vez por invitación de Enrique Aguilar del sonido Olímpico Internacional y se presenta en el aniversario del sonido en octubre en la pista la Capu del estado de Puebla. A raíz de eso surgen las invitaciones de grabar con grupos mexicanos como la chomba, el grupo locomoción  o los tepoz. La visita más reciente a nuestro país fue en 2018 con el motivo de presentar sus temas con el grupo Locomoción, presentación que se realizó en el salón Candela.

Ricardo Suntaxi con el grupo que lo acompaño en su primer gira mexicana

Ricardo Suntaxi es una persona alegre, llena de vida, atenta, de buen trato y gentil con su público y ante las múltiples peticiones de sus seguidores de que les mande video saludos recientemente ha enviado un mensaje con la intención de disculparse por no poder darse tiempo de mandar tantos saludos personalizados. La música ecuatoriana a influenciado a una infinidad de grupos musicales poblanos y de la capital. El maestro ha decidido bajar la velocidad al momento de ejecutar sus temas y así no los tengan que rebajar en México, incluso comenta que las primeras presentaciones que tuvo en México la gente esperaba que su voz fuera más rasposa, yo le comentaba que una de las hipótesis en torno al gusto por la cumbia rebajada puede venir de la cultura arriera y el canto cardenche, una interpretación sin instrumentos de acompañamiento en la que los interpretes toman un poco de sotol para entonar la voz y darle un dramatismo interpretativo al arrastrar ciertas vocales y sostener los sonidos en otros. También ese estilo grave y gutural de voz tiene que ver con la manera de hablar en los reclusorios, es el estilo canero.

El maestro Suntaxi se despide pidiéndome mandar saludos al público mexicano y mostrar su agradecimiento por la manera en la que lo han arropado y recibido en sus visitas al país y a su música.

[1] http://culturasmetropolitanas.org/5a-convivencia-sonidera/

[2] https://www.ecured.cu/Danza_del_San_Juanito

[3] https://www.youtube.com/user/RICARDOSUNTAXI