Antonio Nieto Cuevas

Reseña publicada originalmente en Diseño y Sociedad No. 44, Primavera 2018

Diseño y Sociedad es una revista periódica internacional de investigación científica sobre los campos de los diseños y sus problemáticas, en relación con las estructuras y procesos sociales, económicos, culturales, ideológicos, ambientales y tecnológicos de diferentes sociedades.

Su origen se remonta al año de 1991 creada a instancias del Departamento de Teoría y Análisis perteneciente a la División de Ciencias y Artes para el Diseño de la Universidad Autónoma Metropolitana-Xochimilco.

Palabras clave

Periferia-Arte contemporáneo-Identidad-Contexto urbano-Feminicidios-Marginación

La exposición Exópolis se propone reflexionar sobre la periferia de la Ciudad de México; las piezas artísticas presentadas toman como soporte conceptual las diversas problemáticas que aquejan a esta periferia, tales como la violencia, la inseguridad, el desvío de recursos o los feminicidios. Desde mediados del siglo pasado, la ciudad comenzó a expandirse hasta alcanzar los límites con el Estado de México; surgen así los asentamientos irregulares que dieron cobijo y hospedaje a los migrantes campesinos que llegaron a la ciudad, en su etapa de desarrollo industrial, para trabajar de obreros. Estas nuevas colonias, que se distinguían por las carencias y la escasez de recursos, con el tiempo se han ido convirtiendo en grandes asentamientos humanos que alojan a gran parte de la base laboral que trabaja en la ciudad.

Keywords

Periphery-Contemporary art-Identity-Urban context-Femicide-Marginalization

The Exópolis exhibition sets out to reflect on the periphery of Mexico City. It takes as its conceptual support the diverse problems that afflict this periphery, such as violence, insecurity, crime, resource diversion, and femicide. Since the middle of the previous century, the city began to expand until it reached the border it shares with neighboring Mexico State, giving rise to irregular settlements that were home to peasant migrants who arrived in the city during its industrial boom to work as laborers. These new neighborhoods, which were distinguished by shortages and lack of resources, have gradually become large human settlements that house a great part of the city’s workforce

Las periferias se convirtieron entonces en parte de la materia prima de la ciudad en su permanente e inacabado proceso de modernización, pero también en los contenedores de todo aquello que sobrara en términos de función, uso y residuo.

Claudio Iván Pérez [1]

Figura 1. Cada día, 2018. Fotografía: Magda Ramírez

Diariamente los habitantes de la zona metropolitana viajan a la Ciudad de México para trabajar y estudiar, luego por las noches son expulsados de regreso a sus colonias dormitorio. La Encuesta Origen-Destino 2017 del inegi (2018) registra que entre semana se realizan 34.5 millones de viajes en la Zona Metropolitana de la Ciudad de México (zmCm). Gran parte de la base laboral de la ciudad proviene de la periferia pero sus habitantes no cuentan con los beneficios de vivir en la capital, carecen de infraestructura urbana, educativa y cultural, ya que a pesar de trabajar en la ciudad no son considerados ciudadanos de ella y el hecho de no ser económicamente productivos para el Estado de México, éste lo usa como justificación para desentenderse de sus obligaciones sociales.

La Ciudad de México fue una de las piezas claves del modelo de organización territorial prevaleciente hasta los años setenta cuya primera etapa de desarrollo económico se asocia con el modelo de desarrollo estabilizador o modelo sustitutivo de las importaciones. El investigador Daniel Hiernaux expone que el desarrollo industrial de esta ciudad estuvo asociado con la evidente pauperización de grupos campesinos y su migración acelerada hacia la mayor zona de potencial de empleo del país: la capital (Hiernaux, 1995). A finales de los ochenta, la informática y otras ramas terciarias empezaron a sustituir el empleo industrial en vías de reducción y asignaron una nueva base económica a la ciudad. La periferia de la ciudad surge como un asentamiento de grupos humanos que no encontraron un espacio en la ciudad, pero que inevitablemente estaban unidos a ella, así la periferia ejerce para la economía de la ciudad el asentamiento y la constitución de un vasto mercado de fuerza de trabajo. Uno de los procesos más significativos para la Ciudad de México ha sido el cambio de una gestión pródiga del Estado benefactor a otra de corte “neoliberal”, encuadrada en la transformación de la relación Estado-sociedad, por lo que surge un nuevo modelo de periferia como resultado de:

(…) el paso de un modelo económico de periferia, cuyo eje se encontraba en la residencia de los grupos de trabajadores asalariados –en buena medida asalariados industriales– a una periferia diferente cuya función esencial, (…) es la de albergar a trabajadores insertos en un proceso global de “salarización restringida”[2] e integrados mayoritariamente en la llamada “economía informal”

(Hiernaux, 1995: 55).

Se considera que la periferia es una ciudad externa que provee de mano de obra calificada, especializada e informal al centro, una exópolis. Edward Soja acuña el concepto exópolis como una referencia directa al crecimiento de las ciudades “exteriores” y lo usa para sugerir “la creciente importancia de las fuerzas exógenas a la hora de conformar el espacio urbano en la época de la globalización” (Soja, 2008: 355).

Exópolis es un proyecto curatorial del colectivo Peridemia que propone reflexionar sobre la periferia de la Ciudad de México. La muestra se presentó en el Centro Pluricultural de Ciudad Nezahualcóyotl, antiguamente una de las sedes de la Compañía Nacional de Subsistencias Populares (Conasupo), empresa paraestatal creada en 1961 con el fin de garantizar la compra y regulación de precios en productos de la canasta básica, particularmente el maíz, principalmente con subsidios generalizados que buscaban aumentar el consumo de alimentos en los sectores más pobres del país, programa que fue eliminado con la puesta en marcha del neoliberalismo a la mexicana.

La exposición abre con Chernotepec, una instalación de Mónica Martínez y Pablo Castro, quienes trabajan en Ecatepec y al entablar una analogía entre Chernobil y San Juan Ixhuatepec, lugares marcados por el desastre, señalan la condición distópica de este municipio del Estado de México, caracterizado por sus altos índices de violencia y desigualdad. Reapropiándose del logotipo de la desaparecida Conasupo, reproducen un anaquel de la tienda abastecido con productos para las nuevas generaciones de víctimas del apocalipsis neoliberal, tanques de guerra de plástico y raciones alimenticias elaboradas con alga espirulina con el objetivo de reflexionar acerca de los mecanismos estatales para generar una solución que se transforma en catástrofe de nuevo.

Operación hormiga propone reabrir la antigua Conasupo y surtirla con alimentos caducos y en descomposición a precios accesibles para los “más necesitados”, similar a la campaña del Partido Verde de establecer bancos de alimentos como propuesta alimentaria. El grupo colocó unas mantas afuera del espacio para invitar a la reapertura de la Conasupo, lo que causó interés en muchas personas, quienes se acercaron a preguntar a los encargados del espacio cuándo sería reinaugurada la tienda. En esta misma línea, Erandy Corvel y Ángel Luviano colocaron un stand de información inmobiliaria para que las personas puedan adquirir a crédito una de las muchas casas abandonadas del Infonavit: unidades habitacionales precarias, en pésimas condiciones y alejadas de los centros de trabajo. Grandes unidades multifamiliares construidas durante la administración de los presidentes mexicanos Ernesto Zedillo y Vicente Fox, caracterizadas por el hacinamiento, la falta de servicios públicos, la inseguridad, la baja calidad de los materiales y terrenos, así como las largas distancias de los centros de trabajo.

Figura 2. Productos Chernotepec, Pablo Castro y Mónica Romero, 2018

Monumentos a la periferia

Las carencias no impiden realizar inversiones millonarias para comprar obras monumentales por parte de los gobiernos municipales de la zona oriente, es el caso de la adquisición de las esculturas de Sebastián en Nezahualcóyotl y Chimalhuacán y recientemente la escultura de Jorge Marín en Ixtapaluca. Es notorio que un municipio como Chimalhuacán, que carece de pavimentación y servicios básicos en muchas de sus colonias, disponga de 35 millones de pesos para comprar una escultura a Sebastián.

En el marco de las celebraciones del 55 aniversario del municipio de Nezahualcóyotl el escultor Luis Valverde realizó una intervención a la obra escultórica denominada Cabeza de Coyote del artista Sebastián, de 40 m de altura y un peso de 298 t. La concepción plástica de la obra de Valverde, llamada Cabeza de ratón se basa en una abstracción geométrica que evoca a la figuración de un ratón Mickey de Walt Disney; la intervención consistió en colocar sobre la base de la estatua del rey poeta Nezahualcóyotl un mosaico con la imagen de la escultura de Sebastián con orejas del “ratón miguelito”. El grupo de artistas que realizaron la intervención considera que el monumento de Sebastián no es un icono de Neza, ya que no los representa ni refleja la identidad del municipio, resultado de una historia de resistencia ante las adversidades de la pobreza y la marginación. El 20 de mayo de 2018 se realizó un acto de protesta en la antigua Glorieta del Cine Lago en la que mariachis, tríos y norteños exigieron al gobierno municipal de Nezahualcóyotl la reconstrucción de la capilla Santa Cecilia y del quiosco de la plaza de Santa Cecilia. Los músicos fueron damnificados, ya que al instalar la escultura de Sebastián se derribaron la fuente del rey poeta, el quiosco y la capilla y con ellos el espacio de la feria tradicional a la patrona de los músicos, así como su lugar de trabajo.

Sebastián no es un icono de Neza, ya que no los representa ni refleja la identidad del municipio, resultado de una historia de resistencia ante las adversidades de la pobreza y la marginación. El 20 de mayo de 2018 se realizó un acto de protesta en la antigua Glorieta del Cine Lago en la que mariachis, tríos y norteños exigieron al gobierno municipal de Nezahualcóyotl la reconstrucción de la capilla Santa Cecilia y del quiosco de la plaza de Santa Cecilia. Los músicos fueron damnificados, ya que al instalar la escultura de Sebastián se derribaron la fuente del rey poeta, el quiosco y la capilla y con ellos el espacio de la feria tradicional a la patrona de los músicos, así como su lugar de trabajo.

Figura 3. Recital para La cabeza de Ratón Mickey de Sebastián, Luis Valverde. Mosaico en cerámica, 23 de abril de 2018

Generación podrida

El Colectivo Caótico realiza un homenaje a Francisco del Valle Carreño, mejor conocido como el Iti, filósofo punk nezayorkino y “Necio neto de las zonas cochambrosas de la submetrópoli. Dispuesto siempre, con su cuerpo, a experimentar de manera plástica, los extremos de la vida” (García Díaz, 2007). Se exhiben ejemplares de Zinfanz, fanzine punk que dedica el número 01 a la memoria de Iti. Se cuenta con la proyección de las películas Necios Netos y Rastros de hollín del realizador Pablo Gaytán, filmadas en Ciudad Neza, en las que el Iti y el Colectivo Caótico tienen una importante participación. José Luis García, el Radio de la banda punk Colectivo Caótico nos dice que:

Después de dos décadas podridas; en las que han sobrevivido a cuatro presidentes priístas, dos panistas, cuatro devaluaciones postsexenales, el crack mexica del 94, chistes pedorros y gobiernos enclenques, hemos quedado claramente convencidos que nuestra maldición y nuestra máxima codicia es seguir condenados a chupar y empuñar las armas del ruido amplificado, para importunar a los vecinos dormilones y viejitas santurronas de los alrededores y barrios lejanos

(García, 2013: 3).

Figuras 4 y 5. Iti como El Último Niño Héroe, still de Borderígena Subway, de Pablo Gaytán y Guadalupe Ochoa, 40 minutos, producido por Video Popular y Cultural, abril-junio de 1997. Cínico y el perro, José Luis García (Radio), 2005

Trayendo la guerra a casa

Durante el gobierno de Enrique Peña Nieto en el Estado de México y en el marco de la guerra del presidente Felipe Calderón surge un nuevo modelo delincuencial en el estado, ejando la delincuencia tradicional y localizada para dar paso a franquicias delictivas, en la que se asientan principalmente dos grandes corporativos: “La familia Michoacana” en el oriente y “Los Zetas” en el norte. El monopolio de la violencia por parte del Estado es desplazado y pasa a ser un proveedor más de los corporativos y franquicias necrocapitalistas provocando que se incremente el cobro de nuevas cuotas ahora llamadas “cobro de piso”, “rentas” y “protección”, aumentando así el índice de homicidios, feminicidios, ejecuciones, levantones, desapariciones y secuestros de manera dramática y desproporcionada, actualmente el Estado de México ocupa el primer lugar del país en asesinato de mujeres.

Figura 6. No se menciona la palabra Amor, Magda Ramírez, 2017. Fotografía: Antonio Nieto

La artista Magda Ramírez interviene los espacios públicos con mensajes sobre la violencia que asuela la zona metropolitana caracterizada por el crimen, la represión y los feminicidios, ya que ella misma ha perdido amigos y conocidos por la violencia desmesurada en el estado. La pieza Guerra mediática prolongada, de Antonio Nieto, expresa que sumado a la desidia y desprecio institucional por los habitantes de la peri-feria se implementa también una guerra de baja intensidad a nivel mediático que diariamente ridiculiza, ignora y estigmatiza las muertes de las personas comunes al cubrirlas con cinismo, desprecio y chistes, buscando normalizar el delito, el asesinato y la guerra. La violencia semiótica cobra sentido en palabras de Víctor Muñoz cuando nos dice que en los medios de comunicación masiva dominados por el poder económico encontramos siempre

… significaciones que expresan y reproducen las relaciones de desigualdad, marginación, explotación y dominación social, haciendo que esas relaciones aparezcan como naturales y las aceptemos sin darnos cuenta del sentido final que tienen: aceptar de manera natural las diferencias injustas del cuerpo social y aceptar que somos sus prisioneros

(Muñoz, 2014: 105).

Pablo Gaytán comenta que la guerra mediática prolongada tiene el propósito de conseguir gobernabilidad y consenso que coincida con el poder estatal.

Así el Estado mediático-militar mexicano y los ejércitos moleculares del narco-horrorismo construyen un nuevo campo de exterminio emocional, el cual se traduce en miedo, despolitización y campo abierto para la acción de los grupos del horror narco y paramilitar

(Gaytán, 2013: 204).

 

Jorge González trabaja con envolturas para crack, con imágenes de San Judas Tadeo impresas, extraídas de la colonia Doctores, donde una familia dedicada a la distribución de piedra decide imprimir en las envolturas de su droga la imagen de un San Judas Tadeo y los escudos de las dos universidades públicas más grandes de la ciudad. Para la galería, el hecho de que en la droga vengan incluidas estas imágenes que hacen referencia a dos instituciones mayores (la del sueño educativo y la del sueño religioso) demuestra una aparente necesidad popular de redención, como si la pobreza y las carencias educativas fueran un pecado que debe limpiarse. Se reproduce y exhibe también un facsimilar del comic El parque de las ratas de Stuart Mc Millen, que describe los resultados de los experimentos en los cuales una rata en cautiverio era expuesta a dos recipientes con agua uno de los cuales contenía cocaína diluida. El hecho de que el roedor consumiera el agua con droga hasta morir llevaba a la conclusión de que las drogas poseían un gran potencial adictivo. Fue Bruce Alexander, profesor de psicología de Vancouver, quien notó que el hecho de que la rata estuviera sola en una jaula podría ser un factor determinante, así que decidió construir un parque de ratas con comida, espacios de entretenimiento, mecanismos lúdicos y compañía. De esta manera, no todos los roedores consumían el agua con droga y si lo hacían no era hasta morir.

Viviendo al borde

Durante los noventas, la economía de Neza mejoró considerablemente por la oleada de migración a Estados Unidos y también por la capacidad de desarrollar microempresas en el municipio. Esto provocó que durante la década de 2000 los inversionistas volvieran la vista a éste. Carlos Slim construyó un enorme complejo comercial y deportivo sobre parte del basurero del Bordo de Xochiaca, ya que en 2010 el Congreso del Estado de México avaló la venta que realizó el gobierno de Enrique Peña Nieto de 73 ha del Bordo de Xochiaca a la empresa Centro de Logística de Alta Tecnología, propiedad del empresario. Así aparecieron sobre el antiguo basurero las sucursales del Palacio de Hierro, Suburbia y una universidad La Salle. María Yala propuso a sus alumnos de La Salle realizar una hamaca con elementos que consideran propios de su identidad, obteniendo como resultado una hamaca con retazos de jergas, uniformes escolares, tortilleros con logotipos partidistas. Sebastián Terrones muestra un mapa de los tonos de piel de los artistas participantes y una réplica de la escultura de Sebastián con Nezahualcóyotl montado en ella.

Si algo tienen en común Nezahualcóyotl y Tijuana, más allá de ser zonas periféricas, es el apellido Hank. Jorge Hank Rhon, político tijuanense, es hijo de Carlos Hank González, priísta de abolengo y ex gobernador mexiquense que se volvió célebre por la frase de “un político pobre es un pobre político”. De Tijuana participan María del Carmen Trujillo Altamirano y Canek Leyva López. María del Carmen busca narrar fotográficamente cómo los objetos son transformados y se relacionan con los habitantes y el espacio urbano en la zona fronteriza de Baja California; un ejemplo de este bricolaje fronterizo es el uso de carriolas para bebé como pequeñas tiendas ambulantes. Canek Leyva expone un par de piezas de la serie Tijuana diversa, retratos capturados interviniendo con un estudio fotográfico la Calle 2da. y Revolución en la ciudad de Tijuana, Baja California, México. El proyecto busca encontrar una identidad de Tijuana a través de su gente: personas que están de paso o que residen de forma permanente en la ciudad, pero que comparten una disposición por retratarse para manifestar su existencia.

Mediante esta intervención se genera una dinámica social en la cual se experimenta el poder de la cámara en los espacios públicos; la fotografía se vive como un acto performativo que permite una interacción entre dos desconocidos: el fotógrafo y el fotografiado. El fotógrafo aporta la parte técnica del acto fotográfico e intenta mediante una comunicación amena ganar la confianza del retratado, por su parte, el fotografiado se dedica a autorrepresentarse de la manera en la cual quiere ser visto y recordado. Finalmente se llega a un retrato consensuado en el cual se involucran ambas partes para llegar a una representación fotográfica del habitante tijuanense.

igura 13. Paternidad permisiva, Canek Leyva. Fotografía digital.

Conclusiones

La exposición surgió de la inquietud de trabajar temas sociales con las herramientas del arte contemporáneo y de llevar estas reflexiones a la periferia de la ciudad; en colaboración con la dirección de la galería, se invitaba a alumnos de las escuelas cercanas y se les ofrecía una visita guiada con los artistas, despertando el interés en los jóvenes, de ahí que es necesario fomentar herramientas artísticas y culturales que le permitan a los habitantes de la zona metropolitana ser personas con recursos para usar con sentido crítico las significaciones y formas en circulación y elegir las más favorables para sus intereses (Acha, 1991), no ser sólo consumidores forzados de obras de arte monumental y caduco como las piezas del geometrismo tardío de Sebastián.

[1] Texto de sala de la exposición en el Centro Pluricultural de Ciudad Nezahualcóyotl.
[2] La problemática de la salarización restringida y el modelo de periferia metropolitana constituido en el Valle de Chalco han sido analizados por Alicia Lindón (1992: 323)

Fuentes consultadas

Acha, Juan (1991). “Forma y cultura”. En Hernández Valdés, Raúl (comp.), Premisas sobre Morfología y cultura. México: UAM Xochimilco.

García, José Luis (2013). “Colectivo Caótico”. Periférica. Arte y cultura callejera, (3). México: Conaculta-Galería José María Velasco-Hoja urbana.

García Díaz, Sergio (2007). “El Iti, el último punx”. En Gaytán, Pablo y Guadalupe Ochoa (comps.), Panegírico Caótico. México: InterNeta.

Gaytán Santiago, Pablo (2013). Guerra mediática prolongada. Emocracia, violencia de Estado y contrainformación.México: UAM Xochimilco.

Hiernaux, Daniel (1995). Nueva periferia, vieja metrópoli. El Valle de Chalco. México: UAM Xochimilco.

inegi (2018). Comunicado de prensa núm. 104/18. En www.beta.inegi.org.mx/contenidos/saladeprensa/boletines/2018/EstSociodemo/OrgenDest2018_02.pdf (consultado el 03/02/2019).

Lindón, Alicia (1992). La informalidad y la periferia metropolitana: El caso del Valle de Chalco, Tesis de Maestría. México: El Colegio de México, Ceddu.

Muñoz, Víctor (2014). “Construir dispositivo de activación comunitaria”. Arte y creatividad en Valle de Chalco Solidaridad. Estado de México: Hoja Urbana-Pacmyc.

Soja, Edward W. (2008). Postmetrópolis. Estudios críticos sobre las ciudades y las regiones. Madrid: Traficantes de Sueños.