Compartir

En entrevista, Pablo Gaytán Santiago afirma que actualmente las actividades culturales que se promueven en nuestro país se han vuelto un producto de consumo. Su propósito, dice, es el simple entretenimiento, insignificante y falto de contenido, y su mercantilización es para satisfacer intereses personales y legitimar discursos retóricos. Ante dicho panorama, expone los retos que tiene la Ciudad de México para hacer
de los derechos culturales una herramienta útil de cara a lograr una ciudad convivencial y culturalmente diversa.

Entrevista realizada por Verónica López Rodríguez, colaboradora del Centro de Investigación Aplicada en Derechos Humanos de la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal.

http://cdhdf.org.mx/revista-dfensor/

No hay comentarios