Pablo Gaytán Santiago[1]

El pasado lunes 11 de enero, una vez más, un grupo de artistas se reunió con Alejandra Frausto titular de la Secretaría de Cultura y Marina Núñez subsecretaría de Desarrollo Cultural para legitimar y distraer la atención sobre las ilegalidades que existen en el malogrado concepto biocultural de Gabriel Orozco en torno al Complejo Cultural Bosque de Chapultepec.

“El diálogo” efectuado bajo estrictas medidas de control por parte de las anfitrionas, volvió a ser un ejercicio de simulación para ejercer los recursos de “socialización del proyecto”. Sin Plan Maestro ni Plan de Impacto Ambiental que por ley se deben presentar, en la práctica ya se otorgaron licitaciones para obras de vialidad y proyectos ejecutivos de un proyecto mercantil e inmobiliario disfrazado de Biocultura.

En esa reunión el gran ausente fue Gabriel Orozco quien como “Coordinador del Proyecto” y dueño del “concepto” Chapultepec no se tomó la molestia de asistir virtualmente a la sesión lo que supone una actitud de desprecio hacia a sus pares. Según el convenio de colaboración SC/UAF/COLAB/0164 firmado entre la Secretaría de Cultura y Gabriel Orozco el 10 de septiembre de 2019, la cláusula tercera (inciso 3) alude que entre las obligaciones del artista esta la obligación de “asistir a las reuniones de trabajo y presentaciones del Proyecto que la Secretaría de Cultura convoque y cuya fecha, hora y lugar se acuerden previamente entre las partes”. La cual se complementa con la cláusula segunda que obliga a Orozco “a presentar el proyecto para gestionar la aprobación, los consensos, los recursos y los demás apoyos que requiera la ejecución del proyecto”. Faltar a su compromiso presume una penalización por parte de la oficina jurídica de la Secretaría de Cultura.

Su ausencia además de mostrar irresponsabilidad en lo signado, expone su incapacidad para proyectar obras de desarrollo urbano como quedó evidenciado en la exposición “Avances conceptuales para un plan maestro” que presentó en el centro cultural Los Pinos. Las ocurrencias de su inacabado proyecto se observan en la propuesta del Deprimido vial de 4 kilómetros de superficie donde queda claro los efectos inmobiliarios que tendrán lugar en las colonias Daniel Garza, Belén de las Flores y Lomas Altas, así como los negativos efectos ambientales en las tres secciones del Bosque de Chapultepec.

Los 70 “especialistas” que integran el Taller Chapultepec que están a cargo de Gabriel Orozco para proyectar el Complejo Cultural Chapultepec, pretenden construir sobre el Jardín Botánico y en otros espacios del Bosque el Pabellón Contemporáneo Mexicano; un Cubo Acústico; la Bodega Nacional de Arte y la Cineteca Nacional y el Museo de la Defensa Nacional. De este último proyecto, Alejandra Frausto se retractó diciendo que el museo no va, pues “a veces hay tanto ruido que no permea lo que uno dice”, sino que, “habrá una relectura de las instalaciones de SEDENA”.

La mentira se ha convertido en un hábito para la secretaria Frausto, dado que podemos contradecir esa afirmación en su comunicado de prensa del 9 de agosto del 2020. Ahí, Antonio Martínez, jefe de comunicación social informa que en la idílica e inexistente “Cuarta Sección del Bosque se llevará a cabo el proyecto integral de los manantiales de Santa Fe y su entorno, donde el agua será protagonista y eje articulador de la restauración histórica y ambiental de este espacio…(y) en la Fábrica de pólvora se establecerá el Museo de la Defensa Nacional, mismo que está marcado con el número 13 en “Los avances conceptuales” de Gabriel Orozco. En esa cuarta sección estará “la Bodega Nacional de Arte, un espacio vivo, de resguardo y de trabajo que será sede del Centro Nacional de Conservación y Restauración del Patrimonio Artístico del Mueble (CENCROPAM), será un lugar de conservación de colecciones del patrimonio artístico del estado y de colecciones privadas que soliciten resguardo”[2].

Lo que se esconde en las huidizas palabras de Alejandra Frausto es la ausencia de formalidad jurídica, puesto que, hasta el momento, no existe un DECRETO donde SEDENA firme la TRANSFERENCIA territorial a la Secretaría de Cultura como al Gobierno de la Ciudad de México para la creación de la Cuarta Sección del Bosque de Chapultepec. Entonces ¿Porqué pagar honorarios a Roxana Montiel, encargada de la “relectura” de la fábrica de pólvora y a Mauricio Rocha Iturbide para proyectar la versión junior de la Cineteca Nacional, sobre terrenos que no han sido cedidos por SEDENA para estos proyectos? La razón es gastar innecesariamente los recursos públicos presupuestados por Gabriel Orozco para beneficiar a sus amigos.

Otorgan licitaciones sin Plan de Manejo Ambiental

El nuevo hábito entre funcionarias de la Secretaría de Cultura es prometer a los artistas pronta solución a sus demandas, mientras operan ilegalmente licitaciones y sin cronograma previsto para la presentación del proyecto ejecutivo del Complejo Cultural Chapultepec. Eso sí, reconociendo ante todo que Orozco es el dueño del concepto Chapultepec: Naturaleza y Cultura, garantizando sus derechos patrimoniales y de reproducción de maquetas, fotos y otras ocurrencias, protegido bajo el halo de artista probono pero cobrando 9 millones de pesos por sus absurdas proyecciones.

En las últimas semanas de diciembre del 2020[3], se emitieron licitaciones a SOBSE y a SEDEMA para iniciar obras en el Parque de las culturas Urbanas (PARCUR) de la Tercera Sección, y para el Centro de Cultura Ambiental en la Segunda sección, respectivamente. Estas son, tan solo dos de las 30 licitaciones ilegales en curso sin que se haya presentado el Programa de Manejo Ambiental Actualizado, mismas que han sido otorgadas infringiendo la ley por Marina Robles, secretaria del Medio Ambiente de la Ciudad de México y Marina Núñez, subsecretaria de Cultura.

Siendo la Galería Kurimanzutto domicilio fiscal de Gabriel Orozco (calle Gobernador Rafael Rebollar, No. 95, colonia San Miguel Chapultepec) se presume cómo la filantropía orozquiana dejará grandes ganancias al mercado del arte contemporáneo global y a su galería en la Ciudad de Nueva York que le promueve Marian Goodman con grandes marcas comerciales. La subsecretaria de Desarrollo Cultural dijo en la reunión virtual con artistas efectuada el 11 de enero, que para que los “Avances conceptuales para un Plan Maestro” de Gabriel Orozco se conviertan en un proyecto ejecutivo tiene que pasar por muchos filtros ser aprobado. Están aquellos que tienen que ver con la pertinencia vial y movilidad, como lo económico, medioambiental, cultural y otros estudios”. Pero lo mas importante es que se Proyecto Ejecutivo sea aprobado con un Nuevo Programa de Manejo Ambiental.

Para ciudadanos y artista esta explicación podría sonar lógica, pero está muy lejano a la realidad dado que desde hace dos años a la fecha el consejo Rector Ciudadano del Bosque de Chapultepec no ha recibido ni el Plan Maestro ni el de Manejo Ambiental Actualizado, y es por ello, que el Frente Ciudadano en Defensa y Mejora de Chapultepec ha solicitado insistentemente transparencia y legalidad del proyecto Chapultepec desde julio del año pasado.

Dos botones de ilegalidad promovidas por SOBSE Y SEDEMA

El 17 de noviembre de 2020, la SOBSE publicó la convocatoria No.003 bajo el procedimiento: PC-909005937-E2.2020 para “la construcción del Complejo Cultural Bosque de Chapultepec, Reacondicionamiento del Parque de Cultura Urbana (PARCUR)”. En la convoca el gobierno planea construir la Plaza de acceso al ATLANTIS/SkatePark; Muro de escalar; Cafetería; Comedor al aire libre; SKATEPARK para niños y adultos; locales comerciales; el Foro La Ola; Área Comercial, Estacionamiento. La obra de hacha y concreto esta fundamentada en el Programa de Manejo del 2006, obviamente sin actualización.

La obra puesta en licitación implica sembrar concreto para zonas comerciales donde harán su agosto las empresas de ropa, pinturas, fast food y concesiones para estacionamientos. En realidad, será un PARQUE TEMÁTICO de entretenimiento skate, cuyos efectos ecocidas afectarán el bosque.

Se sabe que el 7 de diciembre del año pasado se registraron al concurso AM Cenit, S.A de C.V.; Multinacionales Martínez Grey, S.A. de C.V. y BAYCA Obras y Servicios S.A. de C.V. La ganadora de la licitación fue Multinacionales Martínez Grey, curiosamente la única empresa que no manifestó inconformidad por ilegalidades en el proceso por parte de SOBSE.

Mas allá de los procesos e ilegalidades, no existe un Plan Maestro ni un Programa de Manejo actualizado, lo cual desmiente a Marina Núñez sobre el supuesto cumplimiento legal que ella prefiere nombrar “filtros”.

El 12 octubre de 2020 la SEDEMA lanzó la convocatoria “Diseño de Cultura Ambiental” para la Segunda Sección del Bosque de Chapultepec, tras ampliar la recepción de proyectos, finalmente la secretaria dirige Marina Robles publicó la lista de cinco finalistas el 21 de diciembre, integrada por: Eduardo Gorozpe Fernández (A001 Taller de arquitectura), codiseñador de la Estela de Luz y diseñó el Hotel Distrito Capital; está Martín Laureano Antonio Gutiérrez Guzmán quien ha expuesto en Venecia y en el pabellón Mexicano de Shangai, ambas áreas de influencia de Gabriel Orozco-Kurimanzutto; también salió finalista Abraham Cheram Cheram de Cheram Arquitectos, quien colaboró con el arquitecto Mauricio Rocha, el encargado del proyecto de Cineteca Nacional de la inexistente Cuarta Sección; esta Karla Paola López Carrillo, quien diseñó el Paseo Urbano del monumento a la Madre y Paseo Lineal Ferrocarril Cuernavaca en el sexenio de Manuel Mancera y Rafael Ponce Ortiz (Erre Q erre Arquitectura y urbanismo).

Marina Núñez dice que todavía se están haciendo estudios y es por ello que aún no se muestra ni el Plan Maestro ni el Plan de Manejo Ambiental. Es entonces que la funcionaria informa que apenas se realiza el diagnóstico. Son los enredos de Marina Núñez y Marina Robles con filtros, avances, estudios y diagnósticos mientras Gabriel Orozco continúa ausente sin dar la cara.

El Consejo Rector Ciudadano sigue en espera de quien sabe qué propuesta, mientras los artistas no quieren ver las consecuencias de la desmesura de un proyecto innecesario por un extraño afán de pertenecer algún día a la orozkorrupción o al mercantilismo cultural. En medio de la emergencia sanitaria COVID-19, impera la escasez para la infraestructura cultural, la precariedad de los trabajadores de la cultura, mientras el austericidio 2021 anuncia las festividades por la Independencia Mexicana de la invasión española.

[1] Doctor en Ciencias Sociales, Maestro en Estudios Urbanos, Sociólogo, documentalista, creactivista e integrante del Frente Ciudadano en Defensa y Mejora de Chapultepec

[2] https://www.gob.mx/cultura/prensa/presentan-gobierno-de-mexico-y-gobierno-capitalino-paginas-web-del-proyecto-bosque-de-chapultepec-naturaleza-y-cultura?tab=

[3] https://www.sopitas.com/noticias/contratos-complejo-cultural-bosque-de-chapultepec-cdmx/