Ciudad de México a 16 de agosto de 2020.

Al pueblo de México

A las instituciones culturales y ambientalistas de México

A la Secretaria de Cultura, Alejandra Frausto, a la Jefa de Gobierno de La Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, Responsables del Proyecto Prioritario Bosque de Chapultepec

 y al Consejo Rector Ciudadano del Bosque de Chapultepec,  

Las y los artistas firmantes de este comunicado, queremos hacer del conocimiento de toda la sociedad mexicana, especialmente de la Secretaría de Cultura y de la Jefa de Gobierno de la Ciudad de México, nuestro total desacuerdo con la construcción de un Pabellón de Arte Contemporáneo en el espacio que ahora ocupa el Jardín Botánico, como parte del Proyecto Prioritario Bosque de Chapultepec, por varios motivos.

  • Hasta donde nos han informado, el Plan Maestro, que incluye la construcción de un Pabellón de arte en el espacio que ahora ocupa el Jardín botánico, no está basado en un diagnóstico previo pertinente. Si dicho diagnóstico existe, no se hizo del conocimiento público. Este diagnóstico, como establece el Programa Sectorial de Cultura 2020-2024 en el apartado 6, incisos 1.1.1, 1.1.2 y 1.1.6, debió haber tomado en cuenta la actual situación de los museos federales y estatales, y también a la comunidad involucrada de vecinos, especialistas con conocimientos sobre las diversas problemáticas que enfrenta el Bosque de Chapultepec, y sobre todo a las y los artistas que vivimos y producimos obra en México, para quienes los museos son el espacio para visibilizar el trabajo que realizamos.
  • Este diagnóstico hubiera revelado que ya existe un museo de arte contemporáneo, el renombrado Museo Tamayo Arte Contemporáneo, que, al igual que otros aledaños y la mayoría a nivel nacional, no cuentan con un presupuesto digno para llevar a cabo sus funciones elementales de curaduría, preservación, conservación y difusión. La presencia del Museo Tamayo hace innecesario, otro sitio con esta misma vocación, sobre todo considerando las carencias económicas que estamos enfrentando, con una reducción del presupuesto para las instituciones de cultura de un 75%.

¿Cómo pensar en otro museo, pabellón (o como quieran llamarlo) de arte contemporáneo cuando, por ejemplo, en el Museo Carrillo Gil han llegado a no tener dinero suficiente ni para cambiar los focos de iluminación, o como en el Museo de Aguascalientes donde no hay sistemas de control y vigilancia eficientes y las obras se extravían. ¿Cómo contratar nuevos empleados, cuando no hay recursos suficientes ni para pagarle la nómina a los ya establecidos?

Además en la ciudad de México contamos con el Museo de Arte Contemporáneo (MUAC) de la UNAM, el Laboratorio de Arte Alameda y ExTeresa Arte Actual, sin contar que el arte contemporáneo mediante exposiciones para establecer “diálogos o revisiones” ha ocupado museos como el de San Carlos y el Museo Nacional de Arte (MUNAL) entre otros.

  • Este diagnóstico hubiera también evidenciado que los habitantes de la Ciudad de México y sus visitantes necesitan y requieren urgentemente más espacios con áreas verdes como el Jardín Botánico, que desde hace décadas tiene un papel fundamental para la recreación, la crianza, las tareas de cuidados, la educación ambiental y el descanso en una ciudad que sufre altos niveles de contaminación auditiva, visual y atmosférica, además de grados alarmantes de hacinamiento en las viviendas.
  • Dicho diagnóstico también mostraría que es urgente descentralizar los espacios culturales, que en la Ciudad de México se concentran principalmente en la zona en que se encuentra el actual Jardín Botánico del bosque de Chapultepec. La construcción del hipotético Pabellón debería, en todo caso, y como también lo indica el Plan Sectorial de Cultura 2020-2024, realizarse en alguna de las zonas donde existen más carencias relacionadas con el acceso a la cultura.
  • Finalmente, dicho diagnóstico hubiera mostrado que es improcedente un edificio de bodegas fuera de los museos. Entre otras razones por los cambios que se tendrían que realizar en la gestión administrativa de los diversos acervos, y por la vulnerabilidad y alto riesgo que implica la centralización del patrimonio en una misma bodega de una ciudad que es sísmica. En vez de esto, es necesario fortalecer la preservación, conservación y seguridad de las bodegas existentes en los propios museos con su personal apto y capacitado para este fin.

Desde el 15 de octubre de 2018, cuando se anunció que  Alejandra Frausto sería la próxima Secretaria de Cultura, en particular muchos artistas visuales, solicitamos una  reunión para conocer las políticas culturales que se llevarían a cabo para el apoyo, la difusión y la creación artística contemporánea. Nos preocupaba, desde entonces, que en las administraciones pasadas, los museos del INBA hubieran perdido su vocación original y que carecieran de un presupuesto digno para cumplir con sus funciones administrativas, de investigación, salvaguarda y divulgación. Como es conocido, estos espacios públicos, indispensables para que el arte encuentre una salida expositiva y de divulgación, se han viciado, están al servicio de intereses particulares, de tal manera que muy pocos y privilegiados artistas contemporáneos tenemos la oportunidad de exponer en ellos, impidiendo que se cumplan los objetivos para los cuales fueron creados.

También las y los artistas visuales en particular, estuvimos presentes en la mesa de transición de la 4T, correspondiente a cultura, para reiterarle a la Secretaría de Cultura la necesidad de un diálogo con la comunidad de las y los artistas, para realizar de manera conjunta un diagnóstico, entre otras cosas, sobre las problemática que enfrentan los museos en el país. En reiteradas ocasiones hemos buscamos el diálogo con las autoridades del INBA y de Cultura, sin obtener hasta ahora ninguna respuesta.

En suma.

  • No existe, o no hemos sido partícipes, de un diagnóstico que justifique la construcción de un Pabellón de Arte Contemporáneo en el espacio del actual Jardín Botánico.
  • Las comunidades artísticas, en especial las y los artistas visuales de México, debemos de ser consultadas y consideradas para la toma de decisiones que nos incumben.
  • Nos oponemos a la construcción de un Pabellón de Arte Contemporáneo en el espacio del actual Jardín Botánico, porque consideramos que existen suficientes museos en esta sección del Bosque de Chapultepec que requieren de atención urgente. De persistir en su realización, de acuerdo a los objetivos para descentralizar los espacios de cultura, habría que reubicarlo en otra zona de la Ciudad de México.

Vivimos días aciagos, asolados por una pandemia que tiene su origen en la destrucción de las áreas naturales. Es ahora, más que nunca, que las y los trabajadores de la cultura debemos encontrar nuevas formas de hacer arte, cuidando siempre de los entornos naturales. El Jardín Botánico debe ser fortalecido y ampliado en su actual ubicación, siguiendo las lecciones del más destacado y comprometido artista mexicano de los últimos tiempos, Francisco Toledo, quien luchó siempre con su comunidad por entornos armónicos y respetuosos del patrimonio cultural y natural.

Atentamente

Teresa Velázquez, Inda Sáenz, Ulises García, Francisco Castro Leñero, Patricia Sotiano, Eloy Tarcisio, David Huerta, Patricia Lagarde, Mónica Dower, Claudia Gallegos, Sandra Pani, José Miguel González Casanova, Maribel Portela, Fernando Aceves, Pilar Gadea, Masha Zepeda, Luis Germán, Maricela Guerrero, Paula Abramo, Aurora Noreña, Eugenia Chellet, Sofía Echeverri, Rodrigo Ayala, Jorge Ismael Rodríguez, Miguel RS, Héctor Velázquez, Verónica Murguía, Claudia Pérez Pavón, Cecilia Vázquez, Ingrid Suckar, Gabriela Iturralde, Sergio Ricaño, y otras firmas que se siguen anexando.